MANGOSTA RAYADA

qr-img-threat

Clase: Mammalia

Orden: Carnivora

Familia: Herpestidae

 

 

Tamaño: 30 – 45 cm (del cuerpo)

               15 – 30 cm (de la cola)

Peso: 1 – 2 Kg

Esperanza de Vida: 12 años

Gestación: 2 meses

Nº Crías: 2 – 5

Distribución: Sur y Este de África Central

DESCRIPCIÓN

Las mangostas rayadas poseen una serie de bandas o rayas oscuras que cruzan horizontalmente su espalda desde la zona media hasta la cola, algo característico de esta especie, que la identifica y le da su nombre. Los pies y el extremo de la cola también es un de color más oscuro, contrastando con el resto del cuerpo, que suele variar entre colores grises a marrones – rojizos.

Poseen 5 dedos en las patas delanteras, con pequeñas pero potentes garras curvas, que usan principalmente para escarbar y remover la tierra, mientras que en  las patas traseras solo tienen 4 dedos.

No poseen un dimorfismo sexual aparente.

HÁBITAT

Se encuentra ampliamente distribuida en gran parte del África subsahariana, ocupando una gran variedad de hábitats, incluyendo sabanas, praderas y zonas de matorral, pero muestra preferencia por las zonas boscosas o cerca de masas de agua. La especie es común en áreas con abundancia de montículos de termitas, que les sirven de casa y alimento. Estará ausente de las zonas más secas, incluidas las desérticas y semidesérticas.

CURIOSIDADES

Se han observado grupos de mangostas rayadas alimentándose junto a babuinos, que a pesar de su agresividad no las atacan. Esta asociación beneficia a ambos puesto que aumenta la probabilidad de detectar a un depredador.

Se ha observado a esta especie desparasitando facóqueros (jabalíes africanos). Las mangostas obtienen alimento, mientras los jabalíes son desparasitados de garrapatas y otros parásitos.

Para poder alimentarse de los huevos que tanto les gustan, la mangosta rayada usa dos técnicas especiales. La primera es morder la cáscara con sus afilados dientes como cuchillas. Una segunda técnica, más inusual, es lanzar el objeto con sus patas delanteras, entre sus patas traseras, sobre el suelo detrás de él, para conseguir romperlo.

Menú