LEMUR DE COLA ANILLADA

qr-img-threat

Clase: Mamíferos

Orden: Primates

Familia: Lemuridae

 

Tamaño: Cuerpo: 40 – 50 cm.

Cola: 50 – 60 cm.

Peso: 2 – 4 Kg.

Esperanza de Vida: 19 años.

Gestación: 135 días

Nº Crías: 1

Distribución: Sur y Suroeste de Madagascar

DESCRIPCIÓN

El Lemur de cola anillada es fácilmente reconocible por su pelaje denso gris claro, cara gris y blanca con

anillos negros alrededor de los ojos, y una característica cola a bandas negras y blancas (unas 12 o 13)

que le dan nombre. Las partes ventrales son de color gris claro o blanco.

La cola es más larga que su cuerpo y no es prensil (ayuda para el equilibrio). Su cara presenta un hocico

alargado y oscuro. Las orejas son relativamente grandes en comparación con otros lémures, están cubiertas de pelo y son triangulares y de puntas redondeadas. Sus dedos son delgados, acolchados, prácticamente sin piel suplementaria entre ellos. Poseen las uñas de los pies planas, similares a las de los humanos. El pulgar es corto y bastante separado de los otros dedos. A pesar de estar situado en un ángulo recto con la palma, el pulgar no es oponible ya que la unión es fija. Las palmas son largas y curtidas. No existe dimorfismo sexual marcado.

HÁBITAT

Zonas montañosas, en bosques secos caducifolios, matorral seco, bosques húmedos y bosques en galería o de ribera.

CURIOSIDADES

Utilizan hasta quince vocalizaciones distintas para mantener al grupo cohesionado durante la búsqueda de alimento y para alertar, también, a los miembros del grupo de la presencia de algún depredador.

La pérdida de hábitat y la caza son sus principales amenazas.

El nombre del género, Lemur, fue asignado por Linneo. Se estableció para describir inicialmente a tres especies, pero pronto fue asociado a todos los primates endémicos de Madagascar. El nombre proviene del latín lemures: espectros o espíritus de la muerte en la Antigua Roma. Como una analogía con estos

fantasmas de la mitología romana, se creó el término Lemur para incluir a estos primates prosimios por sus hábitos nocturnos y su aspecto fantasmal; así como sus movimientos silenciosos por la noche, sus también fantasmales ojos reflectantes y sus gritos. También es posible que los pobladores malgaches le contaran algunas leyendas que hablan de los lémures como las almas de sus antepasados.

El nombre de especie, catta, fue debido al aspecto felino del lémur de cola anillada, y porque su vocalización ronroneante es similar a la del gato doméstico (cat, en idioma inglés).

Se ha comprobado que estos lémures, a pesar de no contar con un cerebro de gran tamaño (en comparación con los primates simiformes), pueden organizar secuencias, comprender operaciones aritméticas básicas y seleccionar preferentemente instrumentos basándose en sus propiedades funcionales.

Menú