CÓNDOR

qr-img-threat

Clase: Aves

Orden: Falconiformes

Familia: Cathartidae

 

Tamaño: 100 – 120 cm.

Peso: 11 – 15Kg.

Nº Huevos: 1

Distribución: América del Sur

DESCRIPCIÓN

El cóndor andino es reconocido como el ave voladora más grande del planeta. Poseen la cabeza desnuda y relativamente pequeña, de color generalmente rojizo, aunque el mismo puede cambiar según el estado de ánimo del animal; pico de borde muy cortante y terminado en gancho, grande y muy fuerte, que le permite romper el duro cuero de animales como vacas, guanacos y llamas, y triturar sus huesos. Las alas son largas y anchas y las patas, no prensiles, poseen uñas cortas y poco curvas, y con la inserción del dedo posterior elevada. Las mismas están adaptadas para la marcha y para la sujeción de la carroña.

Alcanzan la madurez sexual aproximadamente a los ocho años. El plumaje juvenil de ambos sexos es de color marrón hasta alcanzar en mudas sucesivas el característico plumaje negro-azuloso de los adultos. Una ancha banda blanca resalta en el dorso de las alas y un nítido collar blanco no completamente cerrado al frente, protege la desnuda piel del cuello.

La especie despliega dimorfismo sexual desde su nacimiento. Los machos presentan una cresta o carúncula y pliegues en la cara y cuello que aumentan de tamaño con la edad. Alcanzan mayor peso y envergadura que las hembras y sus ojos son de color café. Las hembras no poseen cresta aunque al igual que los machos presentan pliegues. Sus ojos son de color rojizo

Esta ave aprovecha las corrientes de aire para planear a grandes alturas, cubriendo largas distancias.

HÁBITAT

Es exclusivamente un ave de montaña, no posándose nunca sobe los árboles. Los riscos más altos y escarpados son su morada predilecta.

En la Patagonia también habita en las llanuras y baja hasta elevaciones a nivel del mar. En los Andes se le documenta sobrepasar los 5000 metros de elevación.

CURIOSIDADES

El cóndor al igual que las otras seis especies de carroñeros del nuevo mundo pertenece a la familia Cathartidae, palabra derivada del griego «Kathartes» que significa «el que limpia». Los miembros de esta familia se caracterizan por alimentarse casi exclusivamente de carroña.

Los quechuas lo llamaron cúndur o kúntur -«especie de buitre»- y también los zoólogos lo llaman «buitre» -Vultur- pero «buitre fabuloso»- Vultur gryphus-, en recuerdo del Grifo, aquel ser mitológico mitad águila mitad león que defendía ferozmente las minas de oro y los yacimientos de piedras preciosas.

Es el ave símbolo de la Cordillera de Los Andes. Los Incas creían que el cóndor era inmortal. Según cuenta el mito, cuando el animal siente que comienza a envejecer y que sus fuerzas se le acaban, se posa en el pico más alto y saliente de las montañas, repliega las alas, recoge las patas y se deja caer a pique contra el fondo de las quebradas, donde termina su reinado. Esta muerte es simbólica, ya que con este acto el cóndor vuelve al nido, a las montañas, desde donde renace hacia un nuevo ciclo, una nueva vida. El cóndor simbolizaba la fuerza, la inteligencia y el enaltecimiento o exaltación. Era un animal respetado por todos aquellos que vivían en los Andes, ya que no sólo traía buenos y malos presagios, sino que también era el responsable de que el sol saliera cada mañana, pues con su energía era capaz de tomar el astro y elevarlo sobre las montañas iniciando el ciclo vital.

Los indios solían aprovechar esta torpeza del cóndor después de los festines para darle caza.

Menú