CIERVO ROJO

qr-img-threat

Clase: Mamíferos.

Orden: Artiodactylos

Familia: Cervidae

 

Tamaño: 100 – 120 cm.

Peso: 70 – 150 Kg.

Esperanza de Vida: 20 años

Gestación: 8 meses

Nº Crías: 1

Distribución: Desde Europa occidental hasta Asia central.

DESCRIPCIÓN

 Un ciervo, es un mamífero rumiante de la familia Cervidae. Tienen patas delgadas, pezuñas partidas en dos (por lo que son considerados artiodáctilos) y largos cuellos. Poseen un pelaje con predominio del color castaño uniforme, zona ventral más clara y escudo anal casi blanco flanqueado por bandas oscuras en ocasiones casi negras; la cola es corta de color oscuro. Los cervatillos tienen un pelaje característico con fondo castaño y manchas o “pintas” blancas que mantienen durante aproximadamente los tres primeros meses de vida.

Se puede distinguir a los machos de las hembras debido a que éstos poseen cuerna, al igual que todos los cérvidos, que se diferencia de los cuernos porque éstos son fijos y  la cuerna se cae a principios de primavera (desmogue). Dos meses después, aproximadamente, les crecerá de nuevo la cuerna, siendo esta igual o mayor que la anterior. Esta nueva cuerna les crecerá recubierta de una capa de terciopelo, llamada correal, que esta llena de vasos sanguíneos, y es la encargada de formar la nueva cuerna. Cuando la cuerna esté totalmente desarrollada, se producirá la limpia, es decir la capa de terciopelo se irá cayendo ayudada por el animal al refrotarse por los árboles. La cuerna les servirá a los machos para luchar entre ellos en la época de celo.

La mayoría de los ciervos posee una glándula cerca del ojo que contiene feromona, sustancia que les sirve para marcar su territorio. Los machos utilizan esta sustancia cuando se encuentran molestos por la presencia de otros machos.

HÁBITAT

Cualquier hábitat, aunque prefiere áreas de transición entre zonas boscosas y arbustivas y las zonas de praderas herbáceas (praderas junto a cobertura vegetal leñosa, al menos como refugio). El uso de áreas con cobertura vegetal y praderas abiertas sufre variaciones tanto diarias como estacionales.

CURIOSIDADES

La edad de un ciervo macho no va poder determinarse por su cornamenta ya que el tamaño de los cuernos depende de otros factores como la herencia biológica, vigor del ejemplar, estado de salud y alimentación del animal. No obstante y con carácter genérico se estima que el tamaño de la cuerna y número de puntas va aumentando con los años, hasta llegar a un óptimo en torno a los 11-12 años. La primera cuerna de un animal macho de un año suele consistir en las típicas varas, es decir, no tiene ramificaciones, de aquí toma el nombre de vareto, siendo su longitud en torno a los 60 cm. Se han citado casos excepcionales de ramificaciones en ejemplares de solo un año con hasta ocho puntas, que es la cuerna típica del segundo año. Son típicas de los ejemplares de entre 3 y 4 años las cuernas con doce puntas, alcanzando su máximo desarrollo en la madurez de su vida, que se estima es entre los 7 y 9 años aproximadamente.

En la época de celo los machos luchan entre sí por un harén de hembras (hasta 50). Producen un sonido característico, por lo que a esta época de celo se le denomina berrea.  Un macho puede llegar a perder hasta un 30% de su peso en la época de celo: no piensa más que en su apetencia sexual, olvidándose incluso de comer, por lo que puede perder muchos kilos, entregándose a duros combates con otros machos contendientes, en defensa de su harén o territorio, tratando en algunos momentos a las hembras con violencia.

Huellas: En sus huellas se marcan perfectamente dos pezuñas de unos 6-7 x 8 cms. en el macho y 4-5 x 6 cms. en la hembra. La huella del pie delantero es más abierta que la de la parte posterior. La huella de la hembra es más afilada que la del macho.

Menú