BUITRE LEONADO

qr-img-threat

Clase: Aves

Orden: Falconiformes

Familia: Accipitridae

 

Tamaño: 93 – 110 cm.

Peso: 6,2 – 11,3 Kg.

Nº Huevos: 1

Distribución: España, Norte y Nordeste de África; Suroeste Asia.

DESCRIPCIÓN

El buitre Leonado es una rapaz diurna y carroñera de gran tamaño.

Rapaz muy grande con alas largas y anchas, que le dan una silueta inconfundible, y cola muy corta, el cuello es muy largo. Su rasgo principal es su cuello «pelado», someramente recubierto de un fino plumón blancuzco. La gorguera o collareta no le recubre el cuello, sólo la base del mismo. En los jóvenes, esta collatera es parda, en lugar de blanca como en los adultos. Posee un pico fuerte y, por el contrario, unas patas relativamente débiles.

Sólo se presta a confusión con el buitre negro (Aegypius monachus) si la observación es a contraluz, en cuyo caso la forma de la cola puede ayudarnos, ya que en el buitre negro es ligeramente acuñada en su borde, en tanto que en el leonado es recta.

Es un ave planeadora más que voladora, pues apenas mueve las alas en el aire. Prefiere levantarse sobre las corrientes ascendentes de aire caliente, pasando horas sobre el viento a la búsqueda de animales muertos de los que alimentarse.

Está especialmente adaptado para alimentarse de carroña: su potente vista localiza cualquier cadáver en las cercanías, y cuando desciende para alimentarse (formándose entonces aglomeraciones importantes de buitres, de forma muy rápida, donde no faltan las peleas por las mejores tajadas), introduce sin problemas su cabeza y largo cuello, provistos únicamente de un plumón corto en el que la sangre y la carne no se adhieren fácilmente. El pico, pardo por arriba y amarillo en los bordes, es ganchudo y arranca largas tiras de carne con facilidad. Las patas son grises y bastante débiles, pues no necesitan capturar presas como las de las águilas y halcones.

HÁBITAT

Las zonas habitadas por los buitres leonados son montañosas, recortadas por profundos valles por donde se mueven rápidamente las corrientes de aire caliente. Al amanecer, suelen verse en los bordes de los acantilados y barrancos, a la espera de que haga el calor suficiente para poder emprender el vuelo. Al atardecer vuelven a sus refugios, donde pasan la noche.

CURIOSIDADES

El tercer ave con más envergadura de la península ibérica, el buitre más común.

Hay veces en que se llenan de tal forma, que les es imposible levantar el vuelo.

No es sencillo encontrar cadáveres, así los buitres pueden llegar a estar hasta una semana sin comer.

Los buitres carecen de olfato, encuentran el alimento a través de pequeños carroñeros como cuervos, cornejas…

Contrariamente a lo que se cree son necesarios para limpiar los cadáveres y despojos de animales muertos de nuestro entorno.

Lo más llamativo son las garras exentas del poderío que poseen el resto de las aves de presa pues no cazan ni dan muerte y tienen el pico fuerte y afilado para rasgar la dura piel de la carroña.

Todos los buitres carecen de plumas en la cabeza, esto es debido a que tienen que introducirla en el interior de los cadáveres y así no se impregnan de los restos del alimento facilitando su limpieza e higiene.

Menú