Dos crías de tigre blanco se suman a la familia animal de Sendaviva

¡Qué ganas teníamos de daros esta noticia! El pasado 15 de abril dos crías de tigre blanco vinieron al mundo en Sendaviva. Las crías, un macho y una hembra, son hijos de la pareja de tigres blancos del parque: Chipi, un macho de cuatro años y medio, y Bandi, una hembra de cuatro años.

La noticia es doblemente importante porque el nacimiento de este tipo de tigres en cautividad es poco frecuente. Actualmente se calcula que existen menos de 300 ejemplares en todo el mundo.

¿Tenéis ganas de conocerlos, verdad? A partir de este sábado 29 de junio podréis observar durante varias horas cómo juegan y corretean. Su presencia estará controlada mientras siguen creciendo,  e irá aumentando de manera escalonada hasta completar el horario de parque abierto.

Ayúdanos a ponerles nombre

Ahora que los conocéis, ¿nos ayudáis a ponerles nombre? Podéis dejar vuestras propuestas en nuestra página de Facebook. Entre todas ellas elegiremos el nombre de las dos crías y los ganadores se llevarán una camiseta de tigre blanco. Así tendrán un bonito recuerdo de sus ‘ahijados’.

Explorando la naturaleza

Las dos crías de tigre blanco, que posee dicho color debido a una condición genética que elimina el pigmento de su coloración, normalmente naranja, tuvieron un proceso de gestación de unos cien días. Ambos nacieron con un peso aproximado de un kilogramo. Con casi tres meses, el macho pesa cerca de 11 kilogramos y la hembra 9,5 kilogramos. Y seguirán creciendo hasta alcanzar los 230 kilogramos aproximadamente.

En sus primeros días de vida las crías eran tímidas y no salían del nido ya que su movilidad y visión eran reducidas. Pero, a partir de la tercera semana, comenzaron a ser más activos y, al mes, ya empezaron a jugar y ser revoltosos. Al mes y medio ya comenzaron a salir al exterior y empezaron a explorar la naturaleza, entrando en contacto con la vegetación, descubrieron nuevos sonidos y olores…

Creciendo bajo la atenta mirada de su madre Bandi

Durante este periodo, su madre, Bandi, ha estado muy pendiente de las crías y ha cuidado de ellas de manera muy atenta. Por su parte, Chipi, como suele ocurrir en la naturaleza y al tratarse de animales solitarios, no presta atención al nacimiento ni presta atención en los primeros meses. De forma progresiva, el padre irá conociendo poco a poco a las crías hasta terminar compartiendo su hábitat de forma conjunta.

Desde el primer momento, la hembra, se ha mostrado más activa y animada que su hermano, siendo la primera en abandonar el nido para explorar y  jugar. Así, fue la primera en bañarse y jugar con el agua, mientras que el macho muestra un carácter más tímido y cauto.

Cuidados del departamento de Medio Ambiente

Desde el momento del nacimiento de las dos crías el departamento de Medio Ambiente de Sendaviva trabaja de manera concienzuda en el bienestar de los animales, como realiza con todos los animales del parque. Así, se procede a un exhaustivo reconocimiento veterinario de los cachorros con una exploración, un pesaje y una toma de muestras al nacer. Además, se cuida especialmente el tema de su alimentación, que debe ser adecuada y variada.

De manera progresiva, a las crías se les irá incrementando las técnicas de enriquecimiento animal para su completo desarrollo: Se les colocarán distintos objetos en su hábitat para que los descubran, algunos de ellos con olores distintos; se les esconderá comida entre la maleza para que la encuentren… Todo ello pensado para lograr el mejor desarrollo del animal, e invitarles a descubrir y tener nuevas sensaciones.

Actualmente, varios cientos de tigres blancos están en cautiverio alrededor del mundo, con 100 de ellos localizados únicamente en la India. Ésta coloración tan especial, por otra parte, les causaría dificultades a la hora de camuflarse en estado salvaje, y reduciría considerablemente su esperanza de vida en la naturaleza.

¡Queremos celebrar con todos los amigos de Sendaviva esta gran noticia! ¡Os esperamos!