Ciencia en familia con Sendaviva: Crea un árbol mágico de Navidad

Una niña participa en la actividad Pequeños científicos de Sendaviva, manejando pipetas de laboratorio. Lleva guantes y bata de científica

Si en tu visita a Sendaviva te quedaste con las ganas de disfrutar de la actividad ‘Pequeños científicos’ hoy te proponemos llevar nuestro laboratorio a tu casa para realizar un divertido y navideño experimento en familia, con el que además de pasar un rato de lo más entretenido, aprenderéis jugando con los peques.

Se trata de un experimento muy sencillo pero tan original que seguro que os sorprenderá: un árbol de Navidad mágico realizado con bicarbonato con el que los niños y niñas comprobarán cómo reaccionan unos materiales al entrar en contacto con otros.

Os indicamos los materiales que necesitaréis:

  • ½ vaso de bicarbonato
  • Agua
  • Colorante verde
  • Manga pastelera desechable
  • Purpurina roja
  • Cuchara
  • 2 vasos
  • Biberón de plástico (opcional)
  • Vinagre
  • Cuenco de cristal

A continuación contaremos cómo realizar el experimento paso a paso y que os veáis convertidos en auténticos ‘Pequeños científicos’.

1.- Necesitarás medio vaso de bicarbonato y tendrás que añadir solo un poquito de agua y remover bien con la cuchara. Verás que la apariencia del bicarbonato apenas habrá cambiado.

2.- Añade media cucharadita de colorante verde a la mezcla de bicarbonato y agua, para darle un toque de color al árbol mágico. Mezcla bien con la cuchara.

3.- Ahora incorpora a la mezcla un poco de purpurina roja, dorada o plateada, que dará un ‘brilli-brilli’ muy navideño a nuestro árbol mágico. Remueve bien.

4.- Es el momento de coger la manga pastelera desechable y poner dentro nuestra mezcla con el bicarbonato, el colorante verde y la purpurina. Tendrás que apretar bien la mezcla hasta darle la forma de cono de la manda pastelera. Métela al congelador hasta el día siguiente.

Al día siguiente, ¿qué tal está tu árbol de Navidad congelado? ¿Bien? ¡Es el momento de pasar a la acción científica!

5.- Toma el cuenco de cristal. Corta el plástico de la manga pastelera desechable y retíralo con cuidado.

6.- Coloca tu árbol ‘de pie’ en el interior del cuenco de cristal y echa sobre él un vaso grande de vinagre. ¿Qué es lo que sucede? ¡Un árbol mágico de Navidad!

¡Increíble! El bicarbonato y el vinagre son materias reactivas. Al entrar en contacto la una con la otra reaccionan creando una materia diferente. El ácido del vinagre entra en contacto con la base de bicarbonato y genera agua, acetato de socio y dióxido de carbono.

‘Pequeño científico’ lo que ha sucedido delante de tus ojos no es magia ¡es ciencia!

Si te has quedado con ganas de más, recuerda reservar tu plaza en la actividad ‘Pequeños científicos’ en tu próxima visita a Sendaviva. ¡Ya puedes comprar tus entradas para 2021!