LA EXHIBICIÓN DE AVES RAPACES DE SENDAVIVA, UN REFERENTE EN EUROPA

Cóndor andino

Si ya conoces Sendaviva seguro que coincides en que la Exhibición de vuelo de aves rapaces es una cita que ningún visitante debería perderse. Y si todavía no la conoces, deja que te contemos por qué, en tu visita al parque, no puedes perderte esta exhibición, que se ha convertido en un referente en Europa.

En primer lugar, debes saber que el término ‘rapaz’ proviene del latín ‘rapere’, que significa apoderarse. Y es que las aves rapaces cazan animales utilizando su pico fuerte y curvado, sus poderosas y afiladas garras y unas alas robustas.

Voluntario en Exhibición de rapaces

En la Exhibición de rapaces de Sendaviva contemplarás el vuelo majestuoso de ejemplares como el Cóndor de los Andes, la rapaz más grande de todas las que pueblan la Tierra, con más de tres metros de envergadura. También podrás ver al Zopilote Rey,  un buitre de gran envergadura al que identificarás por su inconfundible plumaje colorido.

Tendrás que fijar tus ojos en el cerro de Sendaviva en busca de una cruz blanca en el cielo. Es el Alimoche, la más hermosa de las aves carroñeras. Tras un vuelo paciente, llegará al anfiteatro en busca de su botín: un huevo de avestruz que tratará de romper con la ayuda de su pico y la de cualquier piedra que encuentre a su alrededor.

Como auténticas cometas, un grupo de buitres sobrevolará el parque. Se trata del Buitre Aura, el Buitre Encapuchado, el Dorsiblanco africano y el Buitre Leonado, al que en Sendaviva hemos bautizado con el nombre de Mariano.

rapaz pescando

También los rapidísimos halcones tienen un hueco en nuestra exhibición. Como el Halcón Sacre, procedente de Asia y Oriente Medio, que buscará el señuelo en el puño de alguno de nuestros cetreros. De la familia de los halcones son además el Caracará crestado y el Cernícalo común, capaz de permanecer estático en el aire.

De la misma manera observarás a los Ratoneros de Harris ‘flotando’ en el aire a merced de la corriente y al Ratonero de Espalda roja. Con un poco de suerte, podrás protagonizar una parte de la exhibición convertido en cetrero para recibir en tu puño a uno de estos ejemplares.

Rapaces cazando

Por supuesto, las águilas participan en la demostración como el Águila Real (la más grade del hemisferio norte, es símbolo de valor y poder), Águila Escudada (llamada así con la forma de color gris de su pecho), el Águila Imperial (una de las más amenazadas del planeta), el Águila Esteparia (que migra cada año desde la India hasta África), o las águilas pescadoras, como el impresionante Pigargo de Steller (con su enorme pico) y el Pigargo Vocinglero; además de las aves nocturnas, cuyos ojos son 100 veces más sensibles a la luz que el ojo humano. Algunos ejemplos de estas últimas son el Búho de Bengala, el Búho Verreaux, la Lechuza, el Búho Nival y el Cárabo común.

Águila llegando al puño

El momento más espectacular de la exhibición lo protagonizan decenas de aves que inundan el anfiteatro: El Milano negro, la Garcilla Bueyera, la Grulla Coronada, el Ibis Sagrado, la Grulla Damisela, las Cigüeñas blancas, el Marabú africano… ¡La naturaleza en estado puro!